domingo, 21 de noviembre de 2010

HISTORIA DE LOS RAYOS ULTRAVIOLETA

La luz ultravioleta fue descubierta en 1801. Tomó más de 100 años en desarrollar lámparas y suministros de energía que permitieran la aplicación de esta tecnología a una escala industrial. Una planta de agua potable que trata 0.2 mgd de agua potable utilizó luz UV brevemente en Marsella, Francia en 1910.
La aplicación general del cloro en agua potable después de la Primera Guerra Mundial comenzó con la cloración del agua del Arroyo Bubbly en Chicago y el Reservorio Boonton en Nueva Jersey, en 1908. Para el año 1918, unas 1,000 ciudades estadounidenses proporcionando tratamiento a un total de 3,000 millones de galones por días, cloraban su agua potable. Tal era el éxito del cloro, que la luz UV solamente era utilizada en una aplicación municipal en la que el cloro no podía ser utilizado. La luz UV era utilizada cotidianamente para atender a las necesidades de deficiencias de vitamina D causadas por las malas dietas durante los años de guerra en Europa y, en 1937, los directores de Sherwood Colliery, Mansfield, Inglaterra instalaron un corredor de luz por el que los mineros caminaban después de tomar una ducha y antes de vestirse, para proveerles luz solar artificial a aquellas personas que trabajaban en minas subterráneas, como medio de superar las deficiencias vitamínicas.
La luz UV fue utilizada exitosamente para aplicaciones médicas terapéuticas desde los años 1940 hasta mediados de los 1980, cuando los medicamentos clínicos para el control de la tiña, psoriasis y eczema se hicieron ampliamente disponibles sin receta médica. Pudieron atender a las causas en sí, y no solamente abordar los síntomas de estas condiciones. Industrialmente, el uso de luz UV se desarrolló bien y fue adoptado por varios procesos que utilizan agua, tales como las cervecerías y plantas farmacéuticas, como forma de extender las corridas de filtros sub-micra o prevenir el deterioro. En varias industrias, tales como las granjas de peces, cultivos de jaibas, o para la depuración de mariscos, la luz UV era el único medio disponible para asegurar que el agua no tuviera organismos dañinos.
Los primeros sistemas de luz UV carecían de monitores UV útiles, el ensuciamiento óptico era difícil de eliminar y los altos precios causaron que esta tecnología no obtuviera una amplia aceptación sino hasta los años 1970.
Hoy en día, el uso de luz UV ha sido extendido a la desinfección de áreas de juego donde se salpica agua, piscinas, y como un método de mitigación contra el virus Norwalk en los cruceros y en plataformas de alojamiento a cierta distancia de la costa, y es utilizada normalmente en combinación con un régimen químico que provee un residuo efectivo.
La luz UV cerca de 260 nm tiene la habilidad de unir algunas pirimidinas adyacentes al ADN de todos los organismos vivos. Este proceso se conoce como dimerización. Este es un proceso irreversible al ocurrir en dosis altas de desinfección y debido al daño que se causa al ADN, la replicación resulta imposible y los organismos resultan no viables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada